Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • 1010errores bebes
  • 1010enfermedades bebé
  • 1010enfermedades bebé
  • 1010enfermedades bebé
  • 1010enfermedades bebé
  • 1010enfermedades bebé
  • 1010enfermedades bebé
  • 1010enfermedades bebé
  • 1010enfermedades bebé
  • 1010enfermedades bebé
  • 1010enfermedades bebé
  • 1010enfermedades bebé
  • 1010enfermedades bebé
  • 1010enfermedades bebé
  • 1010enfermedades bebé

Enfermedades comunes en los bebés

Los niños, en especial los más pequeños, son muy propensos a enfermarse. Su cuerpo se enfrenta a un mundo lleno de bacterias y virus de los cuales deberán protegerse. La enfermedad forma parte del crecimiento también. Es importante igual siempre hablar con el médico y conocer cuáles son las 15 más comunes en los bebés. Conjuntivitis neonatal. Esta enfermedad en los recién nacidos se genera cuando se tapa el conducto lacrimal o cuando hay una infección en la zona. Síntomas: mucha secreción líquida y a veces con sangre en los ojos. Pus en los ojos del bebé y párpados inflamados y enrojecidos. Puede provocar ceguera.
Infecciones en los oídos: Esta es una de las enfermedades más comunes en los recién nacidos y en los niños en general, dicen los Institutos Nacionales para la Salud de los Estados Unidos. Generalmente se la llama otitis y pueden desaparecer espontáneamente. Siempre es importante ir al médico. Síntomas: en los bebés que no hablan se da mucho el llanto inespecífico y las dificultades para dormir. También secreciones en el oído, problemas en el equilibrio y auditivos. Se puede tratar con antibióticos si no desaparece espontáneamente.
La temida anemia: La Sociedad Argentina de Pediatría explica que la anemia es el descenso de hemoglobina en la sangre (glóbulos rojos) y que generalmente se produce por falta de hierro. Síntomas: palidez en la piel y las mucosas (labios, párpados, etcétera), cansancio y en algunos niños irritabilidad e hiperactividad. Puede afectar el desarrollo del cerebro del niño.
Constipación: La padecen casi el 3 por ciento de los niños. Y se trata de bebés o pequeños que van poco al baño a hacer materia fecal o que, cuando lo hacen, lloran del dolor. ¿Cuándo está constipado? Cuando hace menos de 3 veces por semana “popó” o cuando sus evacuaciones son dolorosas. Síntomas: fisuras en la cola, rechazo a hacer caca, ausencia de fibras en su dieta, baja cantidad de deposiciones, dolor en la pancita, ensucia su ropa interior, falta de apetito, infección urinaria e incontinencia urinaria.
Diarrea: La opuesta a la constipación. El niño hace más deposiciones de las que debería. Además, la caca se torna líquida. En los más pequeños puede ser peligrosa ya que genera que los bebés y niños pierdan una gran cantidad de agua lo que los expone a una posible deshidratación. Síntomas: se trata de una urgencia si el niño tiene diarrea y es un lactante, si está muy decaído e irritable, si perdió su humor habitual y si tiene la lengua y la boca seca ya que esto es uno de los síntomas de la deshidratación.
Padres desvelados = bebés con fiebre: La fiebre más que una enfermedad es una forma que tiene el cuerpo humano para protegerse de las infecciones y así sobrevivir. Se trata entonces de una defensa del cuerpo. Sin embargo cuando las temperaturas son muy altas hay que preocuparse y ocuparse. Para eso deberás consultar a un médico. En especial si tu bebé es menor de 3 años. Síntomas: temperatura elevada. Si la fiebre baja se presentan los escalofríos y transpiración. No desabrigues a tu bebé en este momento. Debes mantenerlo en un ambiente cálido. Tampoco caliente.
Convulsiones febriles: Cuando los padres ven las líneas del termómetro subir abruptamente temen siempre que su bebé haga convulsiones. Estas son espasmos de los músculos no voluntarios y pérdida de la conciencia, dice la organización Nacer Sano. En general no producen daño al niño pero sí asustan y mucho a sus padres. Síntomas: las convulsiones febriles se caracterizan por ser breves, se da una sola cada 24 horas y atacan sólo un lado del cuerpo. Cuidado, si las convulsiones son diferentes puede tratarse de otra enfermedad. Si estos espasmos duran más o si el bebé tiene dificultades respiratorias debes ir urgente al hospital más cercano.
Deshidratación: Un bebé está deshidratado cuando su cuerpo perdió parte del líquido fundamental para vivir. Esto ocurre más en los pequeños cuando se combina la fiebre con la diarrea o los vómitos. Te precaución y respecto porque la deshidratación puede provocar la muerte de un niño. Síntomas: no moja el pañal en un lapso mayor a 6 horas, el bebé tiene la boca y los labios secos, llora sin lágrimas, su pis es demasiado oscuro y tiene los ojos hundidos. En los casos más graves sus pies y manos estar frías y sufre de mareos.
Ictericia: Los famosos y conocidos bebés amarillos. Esta enfermedad aparece con mucha frecuencia en los bebés recién nacidos. Se trata de bebés que tienen altos niveles de bilirrubina. ¿Qué es esto? Un componente de la sangre que normalmente elimina el hígado. Síntomas: piel amarilla en el bebé. Esta enfermedad generalmente es pasajera pero algunos casos son muy peligrosos para su salud.
Gripe: Cuando comienza la temporada de la gripe las madres tiemblan. Sólo el hecho de pensar en un bebé afiebrado espanta, en especial en el caso de la gripe. Esta enfermedad se transmite por el virus de la Influenza. Existe una vacuna y es muy recomendada en bebés. Síntomas: son muy amplios. Fiebre, catarro, cansancio, tos seca, irritación, dolor en la garganta y los ganglios inflamados.
El bendito calor: En el verano el calor puede ser uno de los enemigos. A las altas temperaturas estivales se les suman los padres que a veces arropan más de la cuenta a sus niños. El golpe de calor genera un sarpullido en la piel que a veces tienen coloración roja. Síntomas: sarpullido en la piel. En especial en las zonas más protegidas o expuestas al calor. Esta enfermedad no es grave pero sí alerta sobre que el bebé está recibiendo más calor de lo que puede soportar.
Vómitos: Los vómitos tienen muchas causas. Desde alimentación excesiva en los bebés hasta virus que afectan su estómago. También pueden estar relacionados con una enfermedad respiratoria. Además pueden ser indicio de que el bebé tragó alguna sustancia tóxica. Síntomas: expulsión de la comida, moco o líquidos. El vómito es indicio de alguna enfermedad y puede generar deshidratación.
Costra láctea: Es como una caspa que crece entre el cabello del bebé. Una enfermedad muy común en los niños que, además, es inofensiva. Hay pequeños que la tienen muchos años. Síntomas: costras grasosas en la cabeza. Se pueden presentar también en las cejas o axilas. En ese caso se llaman dermatitis seborreica.
Roséola: Este virus es muy contagioso en niños. Y es aún más usual en los menores de 2 años. Se contagia cuando el niño inhala o tiene contacto con gotas o saliva de otro pequeño enfermo. Por esto es muy difícil controlar el contagio. Síntomas: fiebre muy alta, falta de apetito, diarrea pero leve, dolor en la garganta, ganglios inflamados y malestar durante una semana.
Atención con el rotavirus: Es muy común en bebés pequeños y se trata de una diarrea muy contagiosa. Se da en todo el año pero el verano es el momento de mayor contagio. El problema mayor con esta enfermedad es la deshidratación lo que la convierte en muy peligrosa en todos los pequeños menores de 3 años. Existe una vacuna. Síntomas: diarrea, fiebre muy alta, vómitos y náuseas. Llama al médico si sospechas que tu hijo o hija la padece.

Conoce las 15 enfermedades más comunes en los bebés

Publicidad | Vea su anuncio aquí