Publicidad | Vea su anuncio aquí

El dolor de los primeros dientes

1010errores bebes

1010errores bebes

- Getty Images

Univision.com

Los primeros dientes


Si tu bebé transita la etapa de 4 a 6 meses y se muestra irritable, tiene un poco de fiebre o parece frenético por morder, las abuelas y las tías dirán con seguridad: ''le va a salir un diente''.

Llegan en cualquier momento

Cada cual tiene su teoría, porque la dentición es un proceso extraño: no se sabe cuándo va a empezar ni cuánto va a durar y los médicos no se ponen de acuerdo con los síntomas. Lo cierto es que por lo general el primer diente aparece alrededor del sexto mes, aun cuando también es posible que se deje ver más temprano (a los tres meses), o más tarde (a los doce), y en casos raros incluso antes o después. Generalmente, el primero que despunta es uno de los dos incisivos inferiores, en el centro, seguido por el de al lado.

Se inicia un proceso importantísimo para tu bebé, que hay que cuidar desde el comienzo.

Una sonrisa perfecta

¿Sabías que las caries dentales son una de las infecciones crónicas más comunes entre los niños estadounidenses? El 17% de los niños de 2 a 4 años ya tuvo una caries y ese porcentaje sube a 52% entre los niños de 8, y al 78% entre los de 17. Los niños hispanos de entre 2 y 5 años son los que sufren de más caries dentales en sus dientes de leche y el 35% de los niños mexicano-americanos tienen lesiones de caries no curadas.

Por eso, es fundamental que empieces ya a cuidar los dientes de tu hijo, porque los expertos en salud dental coinciden en que los esfuerzos para lograr una sonrisa saludable deben comenzar muy temprano.

Los especialistas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan para esta etapa limpiar los dientes todos los días apenas aparezca el primero, con un pedazo de tela o gasa limpia y húmeda.

Luego, cuando salgan más dientes, debes utilizar un cepillo de cerdas blandas. La pasta de dientes con fluoruro la debes agregar recién cuando tu hijo cumpla dos años, y sólo antes si así te lo indica tu médico o el dentista.

¡Socorro, viene un diente!

El saber cuándo viene un diente varía muchísimo de un bebé a otro y también son muy variables las opiniones de los médicos. Digamos que, en líneas generales, tu bebé podría llegar a sufrir alguno de estos síntomas.

    * Babea: la dentición lo puede estimular a babear y la saliva a veces provoca una erupción cutánea alrededor de la boca. Límpialo suavemente, colócale una toalla bajo la sábana y (si ves la piel reseca) pídele a tu médico una crema.
    * Le duele: las encías reaccionan y se inflaman. Algunos bebés lo sufren muchísimo y otros nada. Generalmente, el primer diente es el que más duele.
    * Irritabilidad: cuando el dolor es intenso, el bebé se muestra lógicamente irritado e inquieto.
    * No quiere comer: parece tener hambre y luego rechaza el pecho. Si había comenzado con sólidos, pierde el interés. Ten paciencia, pero si esto persiste consulta con el médico.
    * Muerde: para aliviar la presión de las encías por contrapresión, muerde todo lo que se le pone adelante, el pecho, su dedo, los juguetes.
    * Tiene diarrea: algunos médicos opinan que el exceso de saliva afloja la deposición, pero otros no coinciden. En cualquier caso, es mejor que consultes con el tuyo.
    * Tiene hematomas de las encías: es una hinchazón azulada bajo las encías que no tiene ninguna importancia y desaparece sola.
    * Tiene un poco de fiebre: es dudoso que la fiebre acompañe a la dentición, por lo que conviene consultar.

Cómo aliviar el dolor

También para aliviar el dolor hay distintas teorías, muchísimos remedios caseros y varios aportes de la medicina.

    * Algo para morder: el bebé se alivia por la contrapresión contra las encías, y este alivio aumenta si el objeto que muerde es helado y adormecedor. Prueba con juguetes de dentición, una rosquilla congelada, un
      cubo de hielo envuelto en un paño muy limpio, una zanahoria helada con la punta recortada.
    * Algo que frotar: frótale firmemente la encía con tu dedo. Puede ser que proteste al principio, pero luego sentirá alivio.
    * Algo frío para tomar: un biberón de agua helada y, si le molesta chupar, el líquido en una taza.
    * Algo frío para comer: si ya comenzó con los sólidos, dale compota de frutas o yogur enfriados en el congelador.
    * Algo para el dolor: si nada lo alivia, tu médico puede recetarle un analgésico.

Cuando ya esté más calmado, y antes de que asome el primer diente afilado, no olvides tomarle una fotografía. Te encantará recordar en unos años esa encantadora sonrisa desdentada.

Herramientas Interactivas

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí