Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • 1010estimulacion temprana
  • 1010estimulacion temprana
  • 1010estimulacion temprana
  • 1010estimulacion temprana
  • 1010estimulacion temprana
  • 1010estimulacion temprana
  • 1010estimulacion temprana
  • 1010estimulacion temprana
  • 1010estimulacion temprana
  • 1010estimulacion temprana
  • Próximo álbum

Estimulación temprana para tu bebé

Desde el nacimiento: Todos los bebés nacen con un gran potencial y está en las manos de sus padres el aprovechar esa oportunidad durante el proceso de maduración, para que el infante se desarrolle al máximo de la forma más adecuada y divertida. La estimulación temprana se emplea desde su nacimiento hasta los 6 años, con el objetivo de desarrollar al máximo sus capacidades cognitivas, físicas, emocionales y sociales, evitar estados no deseados en el desarrollo y ayudar a los padres con eficacia y autonomía en el cuidado y desarrollo del infante.
¿Cómo inició? La doctora Claudia Anaya, directora del centro de estimulación temprana "Al agua patos", explica que este tipo de estimulación surgió con la idea de ayudar a niños con problemas en su desarrollo. Aunque hoy en día se sigue recomendando a niños prematuros y con ciertas deficiencias, la estimulación temprana es básica para el estímulo de los sentidos de todos los niños. Cuando estimulamos a nuestros bebés les estamos presentando diferentes oportunidades para explorar, adquirir destrezas y habilidades de una manera natural y entender lo que sucede a su alrededor.
La gallina hace... Hay ejercicios que los padres pueden y deben hacer con sus hijos para desarrollar distintas áreas al mismo tiempo. Cuando se les enseña, por ejemplo, los sonidos de los animales, el niño aprende a identificarlos relacionando su área cognitiva con la auditiva.
Cada niño es distinto: Cada etapa de desarrollo necesita de diferentes estímulos que se relacionan directamente a lo que está sucediendo en el desarrollo individual de cada niño. Es muy importante respetar este desarrollo individual sin hacer comparaciones o presionar al niño. El objetivo de la estimulación no es acelerar el desarrollo, forzando al niño a lograr metas que no está preparado para cumplir, sino reconocer y motivar el potencial de cada niño en particular y presentarle retos y actividades adecuadas que fortalezcan su autoestima, iniciativa y aprendizaje.
Vínculo con los padres: La estimulación temprana es una manera de potenciar el desarrollo motriz, cognitivo, social y emocional de nuestros hijos, pero al mismo tiempo se debe respetar el desarrollo individual y la predisposición del bebé. Al inicio las actividades se enfocan en reforzar el vínculo emocional, masajes y estímulos sensoriales, respetando el desarrollo natural del bebé y el instinto natural de sus padres. Luego se inician actividades de motricidad gruesa, motricidad fina, concentración y lenguaje.
Siempre contentos: Claudia Anaya comenta que la estimulación temprana debe ser una experiencia positiva, y sobre todo, debe ser sinónimo de felicidad. No se debe forzar al niño a hacer ninguna actividad. Tenemos que aprender a "leer" lo que nuestros hijos sienten en ese momento. La única forma que el niño aprende durante esta primera etapa es si está predispuesto a aprender y asimilar nueva información, es decir jugando. El juego es la mejor manera de estimular a un niño. Además es importante que el niño esté bien comido, descansado y que se sienta cómodo.
Aprovechando sus capacidades: La estimulación temprana tiene por objetivo aprovechar la capacidad de aprendizaje y adaptabilidad del cerebro en beneficio del bebé. No sólo se trata de reforzar aspectos intelectuales, como su capacidad para la lectura o el cálculo matemático, se contempla también los aspectos físicos, sensoriales y sociales del desarrollo.
Los beneficios del agua: Otro tipo de estimulación para los pequeños es la que se realiza en el agua, ya sea en una alberca o en una tina en casa. El agua ayuda a los niños a fortalecer sus músculos debido a la resistencia que pone al cuerpo, por eso es recomendable inscribirlos en clases de natación cuando están más grandes. Al mismo tiempo que un niño se adapta al medio acuático, el agua supone otro tipo de estimulación y desarrollo motriz: flotar, patalear y hacer 'buzitos'. Por supuesto que al entrar en la alberca, deben hacerlo acompañados de un adulto.
Educando a los padres: Para la doctora Claudia Anaya, estimular a un bebé, ya sea en la casa, en una escuela o en una alberca, es muy importante. "La estimulación temprana resuelve muchos problemas, pero es importante que los padres estén comprometidos", comenta.
Amor por sobre todas las cosas: Las clases de estimulación temprana son más para los padres que para los hijos "aquí en 'Al agua patos' enseñamos a los padres a estimular a sus bebés, a tenerles paciencia y a jugar con ellos", expresa Claudia. El amor que un padre le da a su hijo es igual de importante que un estímulo correcto. Los niños reaccionan por impulsos y la protección de sus padres es lo único que lo hace sentir a salvo; por esta razón, la paciencia, dedicación y tranquilidad que se le transmita hará la diferencia entre cualquier tipo de estimulación temprana.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

Musicoterapia para mamá

Salvaron la vida de este bebé con pegamento

Talentosa cocker spaniel equilibrista

Madre pierde la memoria y la recupera con ayuda de sus hijas

Disfruta más imágenes
a tu izquierda