Publicidad | Vea su anuncio aquí

Estimula a tu bebé antes de que nazca

Estimula a tu hijo antes de que nazca

El Top ten de los regalos que no pueden faltar para una futura mamita. 

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Galilea Montijo no puede amamantar y está muy triste

VIDEO:  Galilea Montijo no puede amamantar - Televisa

Ver videos
Cómo enseñar a tu bebé a nadar

FOTOS:  Cómo enseñar a tu bebé a nadar

Ver fotos
1010estimulacion temprana

FOTOS:  Estimulación temprana para tu bebé

Ver fotos


En el momento de su nacimiento, cada niño trae consigo un gran número de capacidades y cualidades que requieren, a lo largo de su vida,  estímulos adecuados a su edad y nivel de desarrollo. Tanto la inteligencia como el cuerpo deben ser alimentados día a día.

Actualmente sabemos que muchas alteraciones del desarrollo de la inteligencia se podrían haber evitado si no hubiese existido, en la vida de esos niños, privaciones o agresiones en su ambiente de crecimiento.

¿Qué es la estimulación?

La estimulación puede ser definida como “la intervención de un adulto significativo entre el niño y el mundo”. Es un acercamiento simple, sin intermediarios y con un objetivo determinado para facilitar la comprensión del niño respecto del medio que lo rodea y orientar sus reacciones frente a él.

Estimular no significa realizar tareas complejas o programadas con anticipación , sino aprovechar las experiencias de la vida cotidiana.

Sobre la base del vínculo afectivo, los padres pueden contribuir a través de la estimulación a formar una persona con una capacidad de aprendizaje mayor, más sociable y segura de sí misma. De esa manera, el niño puede llegar a ser tan inteligente como oportunidades se le ofrezcan. No se trata de formar "genios ", o "súper bebés” sino de afianzar todas sus potencialidades.

¿Qué es la estimulación prenatal?

La estimulación prenatal es una técnica que usa numerosos estímulos como sonidos –música y, especialmente la voz de la madre-, movimientos, vibraciones y luces para lograr una comunicación con el bebé antes de que nazca.

De esta manera, el niño que está por nacer aprende a reconocer y a responder a diferentes estímulos, lo que favorecerá paulatinamente su desarrollo sensorial, físico y mental.

¿Mi bebé, también?

Es sumamente recomendable que la inteligencia del bebé se estimule desde antes de su nacimiento.

El niño que está por llegar necesitará no sólo alimentarse estar limpio y dormir, sino que, además, estará ávido de tu cariño y de que le hagas sentirse seguro, querido y aceptado. Estos son los sentimientos básicos para un buen desarrollo integral.

El Dr. Thomas R. Verny, especialista en estudios científicos prenatales de la Universidad de Harvard, asegura que “el amor que la madre vierte en su hijo y la riqueza d comunicación que mantiene con él tienen una influencia determinante sobre el niño y su vida futura”.

¿Cuándo comenzar a estimularlo?

Si entendemos que estimular al bebé es brindarle una oportunidad de relacionarse con su entorno de manera agradable y placentera, debemos tener en cuenta que, desde el momento mismo de la concepción, el amor de los padres está directamente relacionado con el “ser” del niño. En los primeros estadios de su crecimiento depende exclusivamente de la madre.

De acuerdo con el científico Rene Van de Carr, “el estado mental de una mujer embarazada – de calma o agitación- tiene un efecto físico directo en el bebé.”

Diversas investigaciones sostienen que el niño por nacer ya tiene  capacidad para escuchar, ver, percibir estímulos y emociones de su madre, y que es posible promover el desarrollo de su cerebro en el vientre materno.

Los bebés estimulados desde antes de nacer tienden a demostrar un desarrollo visual, auditivo y motor mayor que el promedio. Tienen más capacidad de aprendizaje y coeficiente intelectual superior.

¿Cómo debo hacerlo?

Lo más importante es ayudar a establecer un vínculo afectivo con tu hijo. Antes de que nazca, llamarlo por un nombre o sobrenombre, hablarle y sostener “conversaciones” con tu bebé en formación ayuda a aceptarlo como nuevo miembro de la familia y darle un lugar dentro del hogar.

Se sabe que la música es el más poderoso sonido no verbal. Escuchar música durante el embarazo, especialmente durante el segundo trimestre, estimulará el sentido de audición del bebé. Te darás cuenta, cuando ya haya nacido, que reconoce la melodía que escuchó tantas veces antes de nacer y esto lo ayudará a calmarse.

También acariciar el vientre mientras se repite una frase determinada lo ayudará a asociar una acción con la palabra, aunque no conozca su significado. Mecerse y hacer ejercicios físicos, si no hay contraindicaciones, son técnicas motoras muy valiosas que mejorarán el equilibrio en el niño y lo ponen en alerta.

Una futura mamá que disfruta y acepta el proceso que está viviendo, inicia el contacto afectivo con su hijo antes del nacimiento y le asegura mejores posibilidades de desarrollo afectivo y cognitivo.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí