Enlaces Relacionados

  • Lactancia previene la hiperactividad
  • Lactancia o vitaminas
  • Lactancia previene la hiperactividad
  • Beneficios de la lactancia
  • La lactancia materna gana terreno
  • Adicción a la comida chatarra
  • Lactancia materna
  • Adicción a la comida chatarra
  • Lactancia
  • Lactancia previene la hiperactividad
  • Madre e hijo
  • Lactancia previene la hiperactividad
  • Próximo álbum

La lactancia puede prevenir la hiperactividad en tus hijos

Según un estudio de la Universidad de Tel-Aviv, Israel, liderado por la doctora Aviva Mimouni-Bloch demostró que las madres que alimentan de forma natural a su bebé le confieren una protección contra el desarrollo del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH).
El TDAH es un trastorno neurobiológico de carácter crónico, sintomáticamente evolutivo y de probable transmisión genética que afecta a 5 y el 10 por ciento de la población infantil, los problemas causados por este síndrome llegan a la edad adulta en el 60 por ciento de los casos, según la Fundación CADAH, especializada en este problema infantil.
El TDAH se caracteriza por la dificultad de mantener la atención voluntaria frente a actividades, tanto académicas como cotidianas, unida a la falta de control de impulsos y se trata habitualmente con terapia psicopedagógica y apoyo farmacológico.
Aunque sus causas no se conocen completamente, y en este trastorno pueden intervenir múltiples factores fisiológicos y ambientales, el reciente estudio descubrió que la lactancia materna puede servir como "vacuna" para ayudar a prevenirlo de forma natural.
Para determinar si el desarrollo del TDAH está relacionado con la lactancia, la doctora Aviva, de la Facultad Sackler de Medicina de la Universidad de Tel Aviv, y su equipo, completaron un estudio sobre los hábitos de amamantamiento materno en tres grupos diferentes de niños de entre seis a 12 años de edad.
Uno de los grupos lo conformaban niños que habían sido diagnosticados con TDAH; otro de hermanos de los niños diagnosticados con TDAH; y un tercer grupo, llamado grupo de control, compuesto de niños sin TDAH y ningún vínculo genético alguno con esta dolencia.
También se tuvieron en cuenta otros factores de riesgo, como el estado civil y la educación de los padres, los problemas sufridos por la madre durante el embarazo (hipertensión arterial o diabetes). Los resultados fueron que sólo el 43 por ciento de los niños del grupo con TDAH fueron amamantados hasta los tres meses, mientras que a esa misma edad habían lactado el 69 por ciento de los integrantes del grupo de hermanos, y el 73 por ciento de los niños del lote de control.
Además de describir sus hábitos de lactancia materna durante el primer año de vida de su hijo, los padres de todos los grupos de niños estudiados respondieron un minucioso cuestionario sobre datos médicos y demográficos (factores de riesgo) que también podrían tener un impacto en el desarrollo del TDAH.
El grupo de TDAH había sido amamantado hasta los seis meses de edad solo el 29 por ciento, en comparación con el 50 por ciento del grupo de hermanos y el 57 por ciento de los de control, de acuerdo a esta investigación.
Según la entrevista de la doctora con la agencia EFE, uno de los elementos singulares del estudio fue incluir a los hermanos de niños con el problema de hiperactividad porque aunque una madre suele dar las mismas opciones de lactancia a sus hijos, no siempre ocurre así y algunos pequeños se amamantan más que otros, porque el temperamento de determinados niños es más difícil que el de sus hermanos y dificulta que la madre pueda darle el pecho.
Y aunque los investigadores todavía desconocen las causas del nuevo fenómeno que han descubierto, creen que los resultados de su investigación muestran que la lactancia puede tener un efecto protector contra el desarrollo del TDAH, y se puede considerar como una ventaja biológica adicional de la lactancia.
La doctora que dirigió el estudio declaró a la agencia EFE que aún no pueden estar seguros de los resultados ya que teóricamente, incluso, podría ser que los bebés que luego fueron diagnosticados con TDAH fueran bebés difíciles y esa fuera una razón por la cual las madres los amamantaron durante un corto período.
La experta explica que si el amamantamiento materno tiene un efecto protector, no pueden aislar un componente específico de la leche humana como las hormonas o los neurotransmisores o saber si el responsable de este efecto protector se relaciona con el vínculo y la relación tan especial que existe entre una madre y su bebé durante el amamantamiento.
Por ahora sí puede establecerse la prevención, al menos parcial, del TDAH con la lactancia materna y se puede añadir a la lista de las múltiples ventajas biológicas de la alimentación con leche humana, la cual tiene una influencia positiva en el desarrollo físico y mental de los bebés. Por último, la doctora recomienda a las madres que amamanten a sus hijos siempre que les resulta posible y que les proporcionen a sus bebés seis meses exclusivamente de lactancia materna.
Próximos álbumes

Famosas a favor de la lactancia

Actividades extraescolares, ¿por qué son importantes?

Descubre lo que septiembre trae para tu signo

Una reina de belleza que pasó por la anorexia

Disfruta más imágenes
a tu izquierda