Publicidad | Vea su anuncio aquí

Fecundación in vitro sin estrés

bebe

bebe - Photodisc

Miedo al fracaso

Una de cada seis mujeres que se someten a la reproducción asistida muestran estados de ansiedad por el miedo al fracaso y requieren asistencia psicológica durante el tratamiento, el cual siempre es un motivo importante de tensión nerviosa para las parejas.

Encuentra aquí todo lo que necesitas para tu bebé

Para que una pareja pueda procrear con la asistencia de métodos de laboratorio no sólo hace falta una compleja tecnología que ayude al organismo a que ponga en marcha las funciones reproductivas que no puede efectuar por sí solo y que pueden sufrir deficiencias en la mujer o el varón.

Además del cuerpo, hay que ayudar a la mente. En el tratamiento es necesaria la participación de profesionales de la salud mental integrados en el equipo que atiende al paciente, para que brinden un apoyo continuado para paliar los altibajos psicológicos que se producen durante la reproducción asistida (RA).

Son algunas de las conclusiones de un reciente estudio de la Clínica Tambre, según el cual el tratamiento de reproducción asistida es un motivo de estrés importante para las parejas y la primera visita para el inicio de una Fertilización in Vitro (FIV), es el momento en el que se observa un mayor grado de ansiedad.

Durante la primera consulta, el 25 por ciento de las mujeres presenta niveles de ansiedad moderados o graves, los cuales se  incrementan a medida que aumenta la edad de las mujeres.

Según el psicólogo Agustín Moreno, “la FIV, que suele iniciarse cuando otro tratamiento de estimulación ha fallado, provoca frecuentemente un incremento de la ansiedad, que ya viene sufriendo la pareja por el diagnóstico de la infertilidad y la experiencia negativa de los tratamientos de estimulación fallidos y a las expectativas negativas ante el nuevo tratamiento”.

En las comunidades científicas europea y americana existe un creciente consenso sobre la necesidad de que las parejas sometidas a estas técnicas de RA reciban consejo o tratamiento psicológico, pero aunque se les recomienda y facilita la visita al profesional, sólo un bajo porcentaje de las parejas lo utilizan.

No obstante, hay indicios de que los tratamientos de fecundación in Vitro parecen ser cada vez más normales entre la población y van perdiendo parte de la “ansiedad de componente social” que solía acompañar este tipo de tratamientos.

La ansiedad es una reacción emocional ante la percepción subjetiva de un posible peligro o amenaza, que se manifiesta mediante una activación de los sistemas cognitivo, fisiológico y motor del individuo, en mayor o menor grado.

Pero los traspiés psicológicos comienzan mucho antes de dar el paso de acudir a la consulta. Según los expertos, la falta de información y la incertidumbre frente a las consecuencias de las, aún desconocidas por muchos, técnicas y tratamientos de fertilidad son las principales razones que muchas parejas alegan para no acudir a un centro de reproducción asistida.

Pese a la información disponible, numerosas parejas con problemas para concebir todavía no saben a qué se atendrán cuando acudan a un centro de reproducción asistida, por lo que retrasan sin necesidad su consulta.

“Otro número importante de parejas no acuden porque no quieren reconocer que la existencia de un problema de esterilidad puede ser el responsable de que tarden en tener hijos", indica el doctor Pedro Caballero, director de la Clínica Tambre, de Madrid.

Muchas parejas no son conscientes de su problema, incluso después de más de un año sin descendencia. Piensan que es una circunstancia habitual, porque su cuerpo funciona de forma normal y nunca han presentado ningún problema serio, sin pensar que el tiempo corre en contra del reloj biológico.

 

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí