Perder kilos con el vinagre de manzana

EFE | Jun 07, 2006 | 12:00 AM
No es nuevo que entre la gama de vinagres que desde hace años llenan el espectro de sus variedades, se encuentran aquellos que son elaborados con frutas como base para realzar los sabores de esta variante del vino que tiene como fin condimentar ensaladas y otros alimentos cocinados.
En el caso del vinagre de manzana, los médicos recomiendan su consumo en dosis adecuadas, ya que resulta una forma fácil de ingerir potasio, cuya falta provoca cansancio y hace que sintamos agotamiento, sobre todo por las mañanas. Es recomendable para la artritis y la mala circulación, pues ayuda a mejorar estas deficiencias.
Tiene efecto depurativo y remineralizante y se presenta como un magnífico complemento alimenticio. Es un gran depurativo intestinal debido a que posee ácido acético, por lo que ayuda a combatir el estreñimiento. Además, aumenta la secreción de enzimas relacionadas con la digestión de las grasas, mejorando la digestión de las mismas.
En este sentido, los establecimientos naturistas recomiendan a sus clientes un nuevo producto que está teniendo un gran éxito entre los más preocupados por las grasas que tienden a acumularse en algunas zonas del cuerpo. Se trata de las cápsulas de vinagre de manzana, que se comercializan como un producto absolutamente natural e inocuo.
Quemar las grasas de forma discriminada
Según los defensores de este producto, su consumo proporciona un rápido método de adelgazamiento, cuya función consiste en abrir las células de grasa para que éstas pasen a través de las venas a los músculos, donde son quemadas por el ejercicio, es decir, son eliminadas por el consumo de energía.
El resultado es la pérdida de peso de una forma efectiva. Los ingredientes de estas cápsulas de vinagre de manzana parecen jugar también un papel importante y estimulante para frenar el desarrollo de nuevas células de grasa, el resultado de sus propiedades es que se elimina la grasa que se deposita, en algunas personas en el estómago, en las caderas, en las nalgas o en cualquier otra parte del cuerpo donde sea susceptible de que se acumule esa fastidiosa sustancia que afea nuestra silueta.
Los ingredientes del vinagre de manzana resuelven el problema de una forma completamente biológica y en absoluto química, aseguran sus defensores. Las cápsulas van limpiando suavemente el organismo y haciendo desaparecer paulatinamente los kilos de más. Para los que quieren adelgazar más rápidamente, se recomienda que tomen una cápsula antes de cada comida, es decir, tres al día.
El efecto, sin embargo, sería el mismo que lo hiciera el vinagre de manzana, pero debido a que puede resultar demasiado ácido y desagradable al paladar ingerido solo, los expertos naturistas recomiendan las cápsulas que carecen de sabor y no perjudican el estómago. La composición de estas cápsulas está formada de polvo de vinagre de manzana puro y enriquecido con minerales.
Sin embargo, este producto que ha conseguido tanto éxito en los amantes de los medicamentos naturales y, sobre todo, en aquellos que buscan lucir un cuerpo delgado, tiene sus detractores.
Expertos en nutrición aseguran que el producto, tal y como se califica, carece totalmente de fundamento y ningún estudio científico serio avala ni sus postulados, ni sus resultados. La única forma conocida en la actualidad de perder los depósitos de grasa en el organismo es logrando un balance negativo entre la energía ingresada a través de los alimentos y la energía consumida a lo largo del día.
De esta forma, nuestro organismo deberá movilizar las reservas de grasa con el fin de aportar la energía suficiente para el desarrollo de la actividad física requerida. Son los valores bajos de glucemia en sangre (la glucosa es la "gasolina" de primera elección para el funcionamiento de los distintos órganos del cuerpo), la primera señal que lleva al organismo a utilizar los depósitos de grasa y a usarlos como fuente de energía.
Según los promotores de las cápsulas de vinagre de manzana, éstas abren por si mismas los almacenes de grasa y además, lo hacen de forma selectiva; en el vientre, en las caderas, en las piernas o en las nalgas. Envían la grasa a los músculos para que se queme y así desaparecen los almacenes de grasa.
Sin embargo, para la medicina ortodoxa, la grasa movilizada para la producción de energía se obtiene con independencia del grupo muscular utilizado, es decir, el cuerpo no puede seleccionar voluntariamente consumir grasa de uno u otro lugar.
Lo cierto es que muchas personas, sin embargo, han caído bajo la seducción de estas píldoras con la esperanza de delinear su silueta y conseguir un aspecto más esbelto, y las píldoras de vinagre de manzana están consiguiendo un gran éxito.
Sean o no realmente efectivas, lo cierto es que no producen daños en el organismo, por lo que, a lo mejor, hasta pueden conseguir su propósito por medio del efecto placebo.
©EFE
Comentarios