La dieta del espagueti

EFE | Jun 01, 2007 | 12:00 AM
Los espaguetis no son tan maravillosos como propone la "dieta del espagueti", que recomienda consumirlos durante una semana, cada noche en la cena y acompañados de alimentos bajos en grasa, con el objetivo de perder hasta 11 libras, lo cual además de aburrido, puede resultar nocivo para la salud.Pero tampoco son "la bestia negra" para la silueta, como se los ha considerado erróneamente durante muchos años, haciendo hincapié en sus cualidades calóricas y olvidando sus grandes beneficios nutricionales. Ahora muchos nutricionistas coinciden en que la obesidad está ocasionada por el consumo excesivo de grasas y no por el de carbohidratos, que son el principal nutriente de los espaguetis y productos similares..Espaguetis, tallarines, cintas, macarrones, espirales, lazos, tortellini, ravioli, fideos, rueditas, conchas, capeletti, tagliardi, lingua, lasaña; este alimento cuya invención se atribuye a los chinos, a quienes se les ocurrió amasar con agua la harina de semillas, y fue llevado por Marco Polo a Italia, se ha convertido en uno de los platos más populares del mundo.La lista de pastas secas, frescas o rellenas es larga, igual que la enumeración de sus cualidades nutritivas y múltiples formas de preparación, aunque aún subsiste el prejuicio infundado de que "la pasta engorda pero no alimenta"."Durante años se ha considerado erróneamente a la pasta como un alimento demasiado calórico olvidando sus beneficios nutricionales, aunque la tendencia a creer que la pasta engorda empieza a cambiar", explica la doctora Pilar Riobó, especialista en endocrinología y nutrición.Lo que engorda es la grasa"Cada vez más consumidores conocen la diferencia entre grasas y carbohidratos y empiezan a ser conscientes de que es el consumo excesivo de estas primeras, prácticamente inexistentes en la pasta, lo que causa la aparición de la obesidad", señala Riobó, que recomienda que, de todas las comidas y cenas que se efectúan a lo largo de la semana, cuatro o cinco de ellas, incluyan alguna pasta.El organismo humano necesita un aporte diario de hidratos de carbono, grasas y proteínas, en proporción equilibrada. Según los expertos, los carbohidratos deben aportar del 50 al 60 por ciento de la energía del día.Los hidratos de carbono son el nutriente más importante de la pasta y otros productos como el pan, los cereales y la fruta. El trigo duro con el que se elabora la pasta es un alimento completo y saludable que, además contiene proteínas, sales minerales, vitaminas esenciales y fibra.El valor energético de un plato de pasta de 100 gramos es de 340 calorías, muy parecida a la que genera la misma ración de legumbres (350 calorías) o de carne (300 calorías). "La pasta es un producto bajo en grasas y sin colesterol, la calidad especial de su almidón produce un menor aumento de azúcar en la sangre, proporciona energía fácilmente aprovechable para el metabolismo, ayuda a mantener la cantidad adecuada de azúcar en la sangre y favorece el correcto funcionamiento del sistema gastrointestinal", señala la endocrinóloga.Contra el cáncerEstudios realizados por expertos en nutrición demuestran que, junto a las frutas y las verduras, los alimentos ricos en fibra previenen la aparición del cáncer, especialmente en la zona colorrectal. Además, el consumo de alimentos ricos en carbohidratos protege de la enfermedad coronaria. Su consumo también es muy aconsejable durante el embarazo y la lactancia, periodos en los que aumentan las necesidades energéticas y las mujeres deben complementar la alimentación. Quien come pasta come menos y tiene menos hambre entre comidas. Esto es así porque la pasta aumenta con la cocción hasta tres veces su volumen, lo que produce un plato abundante, con un gran poder de saciedad, que satisface un buen apetito, y es un alimento de fácil digestión pero de lenta asimilación, lo que retrasa el deseo de comer.
©EFE
Commentarios